24.1.18

Resignada nivel dios

La tierra, cáscara helada de puro invierno, ha dejado de ser. Todo ha muerto. Camino sin ver qué pisan mis pies y dudo que algún día pueda verlo. Es que estoy ciega. Busqué auroras de pan, saciar el hambre del abrazo curador, del sexo mágico, tal vez del amor. Me creí todos los cuentos. Preferí el refugio antes que la intemperie. Quise salvarme como era costumbre, obedeciendo.

Las que yacen bajo este suelo
no saben más que silencio
Otras preguntan vueltas cenizas al viento
y no hay respuestas, sólo silencio.

Es el amor, contaba el último cuento. No le discutas, ya sabés que te quiere. Mirá si no, qué húmedos tiene los ojos cada vez que te pide perdón. Es que no controla la fuerza que tiene. Por eso no le decís nada al médico que diagnostica ni a quien te enyesa. Te prometió que nunca más. Y quizás ahora sea cierto.

Levísimo en el aire se expande el grito
ahogado en pleno nacimiento.
Buscó sin descanso hasta morir
la razón de la muerte o su remedio.

No hay remedio cuando se enoja. La culpa es tuya. Sabés bien que está cansado. Viene de la obra con la espalda quebrada, los riñones doloridos. Viene estresado de la oficina por un puto salario, harto de los días perdidos. No le hagas preguntas, que viene de lidiar con los socios en la empresa. Qué suerte tenés vos, que estás en casa sin hacer nada.

El sismo cotidiano afea la calle
resquebraja todo el pavimento
bajo un infierno de barro y limo
los huesos reanudan el cansancio

Todo por no tener buen ojo para elegir marido. Te lo merecés por miope. Por daltónica. Ciega bruta que elige sin mirar lo que hay en oferta. Ahora hacete cargo. Mirá nomás y aprendé cómo hacerlo la próxima vez si es que salís viva de ésta. Si te largan de esta trena. Aprendé lo que te enseñan.

En los mil huecos del osario oculto
como cada noche cuando sopla el viento
canta la voz de la mujer en pena
que duda todavía de su muerte.

0 comentarios:

 
Plantilla creada por laeulalia basada en la minima de blogger. Modificada por S.C.P.