15.4.17

Para Laura Alonso

Averiguo de mi loca sed de poesía
cuando derramas una gota breve
No se beben poemas
como si del desierto me volviera
Sin embargo duele
dejar de leer

el poema llega como a cántaros
me llueve en el alma como a madrugada
y yo despierta en el desierto
preguntando-sabiendo
qué tarea más terrible
leer poemas
qué dulce tarea
leer poemas
qué esperanza
qué destierro de plumas
biromes olvidadas en el fondo del cajón
tantos ataúdes para tantas hojas en blanco
papeles desalmados
sin comunión con alma alguna
arropadas por el polvo de la des-memoria
o del des-encanto

No pares de escribir
aunque te duela
que mi olvido de la Sed
me muere.
Ah, recién estoy en la página 17

0 comentarios:

 
Plantilla creada por laeulalia basada en la minima de blogger. Modificada por S.C.P.