7.11.11

Imposibles


no hay espada sobre mi cabeza

que penda de algún hilo mortal

estoy a salvo


qué horcón sostendrá la cuerda

que espera por mí esta mañana

todavía en vano


no comulgo jamás con esta oblea

que me ofrece la muerte

cada tarde de domingo


paladeo lo mortal placer supremo

respirar apenas la nariz fuera del agua

el frescor cubriendo el resto de mi cuerpo


el manicomio en tanto prepara despedidas

suertes reparte el juego de los números

alguien apostó a la muerte


que cada uno responda por lo que añora

yo deseo lo imposible

una bandada en el cielo me convoca


hombres y mujeres alados —ángeles no —

yo quiero dejar atrás la gravedad maldita

quiero ver lucernarios sembrados en la noche


mirar desde lo alto la cinta que destella

como si fuera un trazo húmedo de plata

en el oscuro verdor sobre las tierras


y no caer

desvanecerme en el aire que cobija

el suave planear del cuerpo que dejaré

cuando me toque morir

0 comentarios:

 
Plantilla creada por laeulalia basada en la minima de blogger. Modificada por S.C.P.