9.6.11

en-raíz-a-dos



Sé un diletante, un estafador, un canalla...
mientras me devuelvas los cielos

Yagharek


de dónde vino aquel
que nos arrojó al suelo
aquel que encadenó el alma
al firme pedrusco de la tierra baja
privándonos del esplendor azul
de la vista misteriosa de la luz
brillando en la noche negra
desde el principio

de dónde vino aquel
que olvidó la piedad
y condenó nuestra respiración
a lo llano
a lo tóxico
a lo fétido

por qué si amamos la luz
y lo nuestro no puede ser
más que alzarnos hacia el cielo
buscando en el aire el soplo tibio
que nos eleve a lo eterno
debemos dormir en el pútrido lomo
de la bestia que nos devora
eternamente hambrienta

3 comentarios:

José Luis LLanes dijo...

HOla Silvia. gracias por tus comentarios. Ya habiamos tenido un intercambio, tenemos un amigo en común (tu hijo) Tus textos también me gustan mucho. (tenés mucha producción !!!) Los dibujos también son mios.
Saludos
Jose LUis

PD. nos seguimos leyendo

El poeta invisible dijo...

Hermoso poema, tía. Me hizo acordar un poco a "El enemigo" de Baudelaire. Lo agarré un poco por ese lado.

S. C. P. dijo...

Gracias, sobrino. Me alegra que te haya gustado.
beso

silvia

 
Plantilla creada por laeulalia basada en la minima de blogger. Modificada por S.C.P.