3.12.10

y tampoco hizo un gesto


huyendo llegó
y preguntada
respondió una vez que sí
—que no—
respondió que no una vez
que si… pero respondió

esperó cada nueva pregunta
la garganta obturada
por la nueva incógnita
ecuación de miedo
Dueño tú
tuya yo
igual Nada

sentó sobre una piedra peligrosa
la conmoción de convivir
resultó sangrienta la razón
asomó filosa la duda
quebró la nuca del tiempo
partió los dedos del alma
sufrió de cama sofocante
de sexo sumario seco sordo
no hubo lugar de sombra protectora
que asombrara aquel desierto
donde se calcina y llaga
siempre la misma
cárcel que remuerde como si
la culpa que remuerde
fuera su culpa

me lo merezco le dijo Lo Oscuro
amén dijo La Inocencia y no hubo dios que oyera

y no volvió a hablar
....................y tampoco hizo un gesto
............................................................y murió.

2 comentarios:

David Quintana dijo...

"me lo merezco le dijo Lo Oscuro
amén dijo La Inocencia y no hubo dios que oyera

y no volvió a hablar
....................y tampoco hizo un gesto
............................................................y murió."

Intenso poema. Me perdí por tus letras y me encontré al final molesto por que hubiera terminado de leerlo.

Un saludo.

buen día.

SCP dijo...

Muchas gracias por tu paso, David. También me di una vuelta por tus blogs. También me impresionaron.
Eres siempre bienvenido.
Saludos

 
Plantilla creada por laeulalia basada en la minima de blogger. Modificada por S.C.P.