1.8.10

Pensándolo bien...


Antes de ayer
congelé mi viejo instrumento
de percusión
sus cavidades sonoras
y el río que las desbordaba
Guardé
en aquel cajón-mortaja
los dedos de tocar, las palmas de sentir
las uñas de marcar los gozos
Doblé
apretadito aquel pañuelo
caja fuerte de penúltimas lágrimas
y cerca —quizás no tanto—
alguna penúltima sonrisa.

Pero
al calor del recuerdo del infierno de tu boca
del lejano paraíso detrás de tus cristales
hoy
siembro deshielos y rescato abrazos
que el mundo se consiga otro dueño
yo prefiero conservar el alma.

0 comentarios:

 
Plantilla creada por laeulalia basada en la minima de blogger. Modificada por S.C.P.