25.12.09

Abrojos


El amarillo vibra bajo el gris,
y remiendos azules atigran el espacio oscuro
a lo largo de la calle y mi patio,
remansos donde descansar la vista
de tanto sol venido a tierra.

No se ven colores desde su ventana.

Lo gris achata la tarde indecisa
prepara el ánimo que satura húmedo
la mirada de sal
huyen de este silencio
los pájaros.

No se oyen alas desde su ventana

Tres
como pozos abiertos por donde manar
la vida
los ojos, y la boca desesperada,
son tres
los abrojos prendidos esta tarde
al andrajo de mi alma.

Para Mirta

0 comentarios:

 
Plantilla creada por laeulalia basada en la minima de blogger. Modificada por S.C.P.