4.11.09

Examen



El hondo ojo de la noche, plato de tinta y nube, brilla.

Desbordó de luz y se derrama como miel

hacia a la tierra,

convoca tras de sí almas desprovistas de lazos,

ampara toda incertidumbre.



Se abrió a la hora en que los párpados buscan el beso,

eluden todo reflejo afilado, queriendo hundir el cuerpo

en el légamo tibio del sueño

Mientras, me extiendo desde la piel hacia el centro palpitante.

Respiro, paciente ritmo y tacto para desplegar el aliento.

Periplo incesante desde adentro hacia la piel, palpito.

Sé bien que cuando duermo,

duermo bajo el hondo ojo de la noche

que controla mi breve tránsito a la nada,

ensayo cotidiano de No Volver Jamás.

4 comentarios:

Beatriz y Claudia dijo...

Muy bueno e interesante tu blog. Saludos.

Claudia
http://do-mi-sol.blogspot.com

S. C. P. dijo...

Muchas gracias, Claudia. Sé bienvenida.

Saludos

laveron dijo...

dicen: no somos nada.
el ojo de la noche lo sabe.

bss!

laura

S. C. P. dijo...

Sí y no.

Somos el gran Oxímoron:

Lo que nadamente existe, y nace cuando muere cada noche si duerme,
y cada día si futurea.
Somos lo que vive para siempre
si sabemos morir bien.

En fin. Domingo y nubes. Mejor escitalopram, que hasta su nombre excita el pensamiento. ¡Marchen, mozo, dos porciones! Salú!

silvia

 
Plantilla creada por laeulalia basada en la minima de blogger. Modificada por S.C.P.