18.9.09

Sin rastro

Se escondieron en la boca cerrada.
Húmedas y apretadas
contra el paladar, ariscas, torturan
las mejillas desde adentro.
Provocan el maridaje sangriento entre dientes y lengua
para no dejarse escapar, desnudas.
Se escondieron en los oídos sordos, en las manos quietas.
No volvieron a nacer desde los ojos
las palabras.



1 comentarios:

Migue! dijo...

Bueno, eh, me gustó!


Ya sabía que eran las palabras! xD

 
Plantilla creada por laeulalia basada en la minima de blogger. Modificada por S.C.P.