13.7.09

Floración en Do


la piel se le volvió canto
de margaritas
y sobrevoló los techos

sembró desde el aire
un olor a arpegio tibio
en Do de color té

recostó la cabeza
de él
en su regazo eterno

le puso levadura en la boca
le puso en la frente un beso
y lo llamó amor

así, en medio del silencio oscuro

le parió insanas ilusiones
que arraigaron
en el pecho azul, salado y sordo

con el tiempo desgajaron la carne,
florecieron, semillaron,
volvieron a morir

así que

cada vez que llueve un blues
él mueve la cabeza
bronce dulce, y recuerda

él mueve la cabeza, los dedos mueve
la boca mueve pero en silencio,
no se oye en el espejo

si bebiera en esa luna, si arase en ese cuerpo
vería margaritas en Do, como milongas
naciéndole del pecho

2 comentarios:

Orietta Delmar dijo...

es muy tierno, sylvia, y suave, como lo que mayormente leo de vos

gusto y saludos, preciosa!

Anónimo dijo...

me gusta mucho, en especial "no se oye en el espejo"... muy bueno.

 
Plantilla creada por laeulalia basada en la minima de blogger. Modificada por S.C.P.