5.12.08

Ausencia



racimo de pájaros violeta
los árboles de tu vereda
resignados como faros
en la noche extraviada
presos de la tierra
sueñan una plegaria aprendida
de la rúbrica fatal
–alarido sordo y luz gélida–
en el cielo atormentado

lejana,
la serpiente antigua
en su vaivén de blanco encaje se agita
y
el tiburón en mi pecho
escande cada segundo
en sílabas únicas
el río rojo en su eterno
periplo

apenas un canto silencioso
que apacigüe la crecida lunar
marea oscura y simiente
ancestral del universo

1 comentarios:

plataypoesía dijo...

Hermana querida, te leo, me encuentro...
Abrazo enorme

 
Plantilla creada por laeulalia basada en la minima de blogger. Modificada por S.C.P.