18.8.08

Rimas imposibles


Tal vez el paso de las horas no destruya
la leve caricia de la noche clara
ni se lleve consigo
cuando partan
la suave luz como estandarte
de sus frentes altas…

Pero
acaso no es mejor
decir –sin soñar con rimas imposibles–
que quiero quedarme,
para ver crecer sus almas,
confiar el corazón
a sus pequeñas manos
recostar la cabeza en sus regazos diminutos
y al fin
descansar
como soñando
sobre un campo de gramilla perfumada y fresca,
insepulta y aérea
como un extraño diente de león
bajo el sol, por el viento
sembrada.

0 comentarios:

 
Plantilla creada por laeulalia basada en la minima de blogger. Modificada por S.C.P.